Pobre de mi.

Se iniciaba el último encuentro del Sector Nacional celebrado en Pamplona con todo por decidir.
Al contrario que en la jornada anterior los jugadores alcalaínos, en los primeros minutos de la contienda, estuvieron atenazados, incapaces de reaccionar ante los envites de los navarros.
A los diez minutos de juego un desesperanzador 5-0 campeaba en el marcador para alegría de los anfitriones. Los jugadores complutenses eran incapaces de reaccionar con acierto, varios errores en lanzamiento y los aciertos de los porteros rivales hacían presagiar lo peor.
Poco a poco fueron componiendo su juego, haciéndolo más fluido y con la consecución de las primeras dianas se fueron asentando en el terreno de juego, remontando poco a poco hasta llegar al descanso perdiendo por la mínima 13-12.
En la reanudación volvió la esperanza, Iplacea tras unos minutos consiguió igualar la contienda, e incluso ponerse, fugazmente, por delante.
A partir del minuto quince el fondo de banquillo de Anaitasuna se comenzó a notar. Las limitaciones de las rotaciones alcalaínas empezaban a pasar factura en esta exigente competición.
Poco a poco los navarros conseguían abrir brecha en el marcador, hasta que a falta de cinco minutos la diferencia en el marcador y la incapacidad de respuesta de los complutenses evidenciaron el resultado final.
A partir de ese momento y con un bonito gesto del entrenador se conceden unos minutos para los más pequeños premiando con su participación  el incondicional apoyo a sus compañeros.
Al final 28 – 21, que daba la plaza en juego para la Final Nacional a Anaitasuna. ¡¡Enhorabuena!!
Felicitar a los jugadores por la excelente temporada realizada, con tan sólo dos encuentros perdidos: el que les impidió proclamarse campeones madrileños, y éste que describimos, que les ha cerrado el camino a su segunda Final Nacional consecutiva.
Felicitar a su técnico, David Hernández, por la magnífica labor realizada, observándose una gran mejoría del grupo a lo largo de la temporada y deleitándonos con magníficas lecciones de dirección de equipo y lectura de los partidos.
Y como no a los seguidores: padres y familiares de estos jóvenes deportistas, que han acompañado hasta tierras navarras al equipo arropándole y animándole en la competición, como lo han venido haciendo durante toda la temporada.

video



 Y ya nos vamos de Pamplona, entonando entre lágrimas aquel ...

"Pobre de mi, pobre de mi que aquí deja Iplacea el sector infantil"

Comentarios

  1. Al finalizar el partido, bajo al campo a dar animos.
    'No se llora, sois unos campeones' les digo 'es solo un juego'.
    Papa lloro, porque hemos perdido la oportunidad de seguir jugando con "Mama" unos partidos mas.
    Entonces... se me cae una lagrima a mi también.

    ResponderEliminar
  2. Jornada emotiva con grandes despedidas, no solo del campeonato si no de este admirable jugador. Es cierto lo que dice Rubén. Los años que han jugado estos chicos con Mamadou nunca los podrán olvidar.
    Y como decía una famosa canción:
    "algo se muere en el alma cuando un amigo se va"...
    a mí también me entran ganas de llorar.
    Deseo que todo le vaya muy bien en su nueva aventura.

    ResponderEliminar
  3. Llorar es inevitable los sentimientos no se pueden contener.
    Las personas dejan huella, en su paso por la vida, pero solo los elegidos escriben la historia.
    Tenéis que estar muy orgullosos de todo lo conseguido e intentar llenar entre todos el hueco que deja Mama, sera difícil pero Iplacea os necesita.
    Enhorabuena a todos. Sois muy grandes.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

El blog se alimenta con tus comentarios.
Gracias por dejar tu huella ♥